Marc Serra: “El centro de internamiento es como el último episodio del colonialismo”

Sebastián Rodríguez 
Valle Ángeles
Barcelona


TanquemelsCIEs es una organización creada en 2012, formada por miembros de diferentes colectivos, que defiende los derechos de las personas inmigrantes. La campaña lucha para visibilizar los CIEs, denunciar la vulneración de derechos, mejorar las condiciones de los internos y ejercer acciones para cerrar estos centros. La organización se divide en tres comisiones: comunicación, que elabora todo el trabajo de difusión y presencia en Internet y redes sociales; visitas, que se dedica a visitar el CIE de Barcelona para seguir la situación de algunos internos; y por último, la jurídica, que lleva los procesos judiciales en caso de denuncia.

Marc Serra, miembro de la comisión jurídica, nos cuenta más a fondo cómo funciona TanquemelsCIE, cuáles son las características de su comisión y cuál es la situación actual en relación a los centros de internamiento.

¿Existen requisitos a la hora de formar parte de las comisiones de TanquemelsCIE?

No, el único requisito es el voluntariado, que sea gente motivada, sensibilizada con la causa. Nuestro funcionamiento es horizontal y de forma asamblearia, con responsabilidades que se asumen poco a poco. La idea es que no haya ningún requisito para formar parte de estas comisiones, más allá de estar de acuerdo con los principios que tenemos en TanquemelsCIEs.

¿Habéis denunciado públicamente el trato que reciben los inmigrantes en estos centros?

Sí, hemos presentado cuatro denuncias penales por maltratos en el centro de internamiento de extranjeros de Barcelona. El primer juicio lo conseguimos, un juicio de faltas y también la primera imputación por procedimiento de delito. Hay denuncias, el problema final es que no hay sentencias.

¿Cuáles son los principales problemas jurídicos en el trato de estos casos?

Nos encontramos muchos más problemas a la hora de denunciar estos casos, como por ejemplo la aceleración de la expulsión del centro y por tanto, la deportación del implicado. En estos cuatro casos que comentaba antes, solamente hemos conseguido cámaras de vigilancia en una ocasión.

En otras ocasiones, nos hemos encontrado con que el sistema de grabación de los CIE tan solo guarda las imágenes durante trece días. Es decir, te enteras de que ha habido una agresión, y hasta que presentas la denuncia, que tardamos unas horas o al día siguiente, tiene que llegar al juzgado, que la lee y envía una interlocutoria al centro para pedir las imágenes de la cámara. Pero con este proceso han pasado quizás más de trece días.

Otros problemas con los que nos encontramos es que nos dicen que se les ha estropeado el grabador… En el caso que encontramos las cámaras, nos encontramos con el problema de la baja calidad: un vídeo sin audio y en fotogramas, con lo que la jueza no puede distinguir las agresiones.

 Entonces, ¿es muy difícil darles la razón?  

Tenemos problemas de prueba, ya que la única prueba que tenemos es la propia declaración de los internos, que entran en contradicción con los agentes, que normalmente tienen más peso.

Por ello, debemos hacer un gran trabajo jurídico y muy especializado en los centros de internamiento para ir lo más rápido posible y coger estas pruebas rápidamente.

¿Por qué crees que los medios de comunicación no denuncian los abusos policiales en los centros de internamiento?

Porque hasta no hace mucho, no sabían qué eran los CIE. Ni los periodistas, ni tan solo las organizaciones tienen un gran conocimiento sobre estos centros, y por tanto era muy difícil denunciar estos casos.  No creo que el problema esté en los medios de comunicación, sino en los juzgados. No hay suficientes garantías para hace respetar el derecho de los internos, y creo que ese es el principal problema.

¿Crees que la gente está realmente concienciada de lo que pasa en los CIE?

Los CIE existen desde el 85, a partir de la primera ley de extranjería. Que se hablara de estos centros no fue hasta 2004 o 2005, cuando estos centros se encontraban aún en las comisarias. Los CIE han vivido silenciados y camuflados, y hoy día creo que hemos conseguido romper el silencio.

De romper el silencio a hacer realmente una conciencia sobre estos centros hay un paso, y aun estamos en el primero. El tema de los CIE cuesta mucho que entre en la agenda mediática, y este es nuestro objetivo, aunque cuesta que los temas conflictivos salgan en los medios, ya sea por el propio estado o porque no interesa.

¿Qué alternativa ofrecéis para personas en situación migrante? ¿Creéis que realmente es necesaria una ley para estas personas?

Nuestra alternativa es el derecho a la migración. Defendemos este derecho, y creemos que los derechos fundamentales se tienen que extender a todas las personas. Todos venimos del mundo y estos derechos se tienen que hacer valer a todo el mundo y lo hacemos conceptualizando el derecho a la migración; poder migrar con derechos.

A partir de aquí, nos encontramos en un contexto de flujos migratorios determinados para un sistema económico. Quizás, lo que tendríamos que hacer es trabajar para acabar con esta discriminación, si hay un replanteamiento de la economía a nivel más mundial. El centro de internamiento es como el último episodio del colonialismo.


 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Testimonios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s